Loading...

Mis zapatos son racistas

Mis zapatos brillan más que la cara de un racista, puesto que no están sucios ni por dentro ni por fuera; contrario al racismo que es una enfermedad del cuerpo, de la mente, del alma, social, ética y espiritual.


FacebookTwitterTwitThisEmailTranslateGmailWordPressMessengerPDF OnlineAddthisFavoritesGoogle+LinkedInBit.lyBloggerDelicious
Loading...