Luis e Hipólito asaltan la casa del PRD

Las sillas rotas