Mujer descendiente haitiano tuvo 44 embarazos y todos nacieron vivos de un solo padre

Mujer descendiente haitiano tuvo 44 embarazos y todos nacieron vivos de un solo padre


De Mariam Nabatanzi podría decirse que es la mujer más fértil del planeta, pues, apenas con treinta y nueve años ya ha tenido 44 partos y todos sus hijos han nacido en buenas condiciones de salud, además todos los niños son de un padre único.

Sus embarazos han sido múltiples, aunque ha perdido varios de ellos. Mariam pertenece a una aldea en Uganda, llamada Kabimbiri, y sus embarazos han sido de cuatrillizos, trillizos, gemelos y otros de un único bebé. Así ha conformado su gran familia.
Mariam contrajo matrimonio cuando tenía tan sólo doce años y tiene la suerte de estar viva porque su madrastra le sirvió a ella y a cuatro de sus hermanos pequeños comida con vidrio triturado. Los hermanos de Mariam la consumieron y fallecieron, pero ella, por fortuna, no quiso almorzar ese día.

Luego, en el año 1993, cuando Mariam tenía doce años, su padre la entregó a un hombre de cuarenta años. Mariam, en su inocencia, no entendía lo que estaba ocurriendo, pero, siendo tan pequeña tuvo que conformarse y vivir con aquel hombre.

Su esposo era un hombre que tenía muchas mujeres y tenía hijos, producto de otros matrimonios. De ahora en adelante, Mariam debió asumir esa responsabilidad y cuidar también de todos aquellos niños de su esposo.

Tan sólo había transcurrido un año luego de estar casada cuando Mariam tuvo unos gemelos. Luego de dos años, otra vez salió embarazada, pero en esta ocasión tuvo un grupo de trillizas. Sin embargo, a los meses tuvo cuatrillizos.

Después, Mariam estuvo embarazada por sexta vez. Para ese momento ya tenía dieciocho hijos. A partir de ese momento Mariam no deseaba tener más hijos así que visitó a un médico, pero las noticias que recibió no fueron muy alentadoras.

El médico le dijo a Mariam que no podía ayudarla porque ella tenía una numerosa cantidad de óvulos y si ella dejaba de tener embarazos podía morir.

Cuando Mariam tenía veintitrés años, ya los niños eran veinticinco, y ella volvió al hospital para que los médicos hicieran algo y ella dejase de convertirse en madre.

Sin embargo, nunca recibió buenas noticias. Le dijeron nuevamente que sus óvulos continuaban siendo numerosos y sólo le quedaba continuar teniendo hijos.

Sumado a las dificultades de tener tantos niños, el matrimonio de Mariam, además, era difícil. Era víctima de maltratos por parte de su esposo, y este tampoco le daba lo suficiente para todos sus hijos.Ella daba a luz sola, porque su marido nunca la acompañaba. El nombre de los bebés se los daba a través de una llamada, y con ella él era un hombre agresivo.

Finalmente ella quedó sola sin esposo...



LEÍDAS RECIENTEMENTE