Acoso sexual laboral : Problemas y sus consecuencias

En el ámbito laboral se pueden producir comportamientos que no deberían de permitirse, uno de ellos es el acoso sexual laboral, el cual, generalmente se manifiesta cuando existen relaciones jerárquicas homólogas o proviene de alguien que pertenece a un puesto menor al de la persona que está siendo acosada. Se ha demostrado que, en la mayoría de los casos, las víctimas son mujeres, lo cual demuestra que la cultura en la que se vive, la violencia es algo de todos los días, así como la violencia y el rol de género.

En el ámbito laboral se pueden producir comportamientos que no deberían de permitirse, uno de ellos es el acoso sexual laboral, el cual, generalmente se manifiesta cuando existen relaciones jerárquicas homólogas o proviene de alguien que pertenece a un puesto menor al de la persona que está siendo acosada. Se ha demostrado que, en la mayoría de los casos, las víctimas son mujeres, lo cual demuestra que la cultura en la que se vive, la violencia es algo de todos los días, así como la violencia y el rol de género.

Sin embargo, el acoso sexual no es el único tipo de abuso que se vive en un ambiente laboral, sino que también se presenta el hostigamiento sexual, el cual viene de alguien con un cargo alto hacia una persona en una posición subalterna. Se manifiesta por medio de agresión verbal o física con tono sexual y lascivo.

De acuerdo con la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la diferencia entre el acoso sexual y el hostigamiento sexual, es muy pequeña y puede llegar a confundirse.

Existen varios factores de riesgo:
  • Falta de redes de apoyo
  • Cultura institucional discriminatoria
  • Ausencia de políticas de prevención
  • Ausencia de mecanismos de denuncia
  • Señal de un marco legal deficiente
  • Falta de conocimiento de los derechos del empleado
  • Falta de conocimiento de los mecanismos de denuncia
Las consecuencias que este tipo de acoso puede ocasionar, son distintas y pueden tener un impacto negativo tanto en la vida personal, como en la vida laboral de la persona afectada. Además, podría tener un impacto en la productividad de la empresa. Algunas de ellas son:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Dolores de cabeza y estómago
  • Cansancio
  • Trastornos alimenticios y de sueño
  • Aumento de gastos en trámites de defensa
  • Normalización del acoso laboral
  • Reducción de productividad
La persona que ejerce el acoso, tendrá dificultad para desenvolverse y crecer en el trabajo, ya que, al ser reconocido como un acosador, le será difícil conseguir prestaciones, un aumento y su permanencia en la empresa no está asegurada.

Es de gran importancia detectar este tipo de conductas en una empresa y es aún más importante denunciarlas. En caso de ser víctima, es fundamental estar al tanto de los derechos del trabajador y de cuáles son y cómo funcionan los mecanismos de defensa para poder frenar estas situaciones que son totalmente inaceptables en cualquier ámbito.